Archivo de la categoría: Monte y montaña

III Encuentro Torreón de Valdecebollas de Andarines.

Encuentro Torreon 2013

 

 

Credencial para ENCUENTRO TORREÓN de Valdecebollas
Credencial para ENCUENTRO TORREÓN de Valdecebollas
Hoja para personalizar el libreto
Hoja para personalizar el libreto

Continuando un año más con la iniciativa que daba comienzo en la edición de 2011, los pueblos que limitan geográficamente con Brañosera, (Ayuntamientos de la Hermandad de Campoo de Suso, Barruelo de Santullán y San Cebrián de Mudá, junto con el anfitrión Ayuntamiento de Brañosera, así como las Juntas Vecinales de Salcedillo, Herreruela de Castillería, Celada de Roblecedo, Sta. Mª de Redondo, S. Juan de Redondo, Mazandrero, Naveda, Suano, La Población de Suso y Revilla de Santullán.), harán entrega y sellarán las libretas

de ruta a aquellos que decidan iniciar la ascensión desde estos lugares, en el III Encuentro Torreón de Valdecebollas de Andarines.

PIDE EL  LIBRETO EN CUALQUIERA DE LOS AYUNTAMIENTOS Y TE PONDRAN EL SELLO EN EL TORREON EL DOMINGO DIA 4 DE AGOSTO.

.

Plantas silvestres de Brañosera

Plantas silvestres.

Las plantas silvestres son aquellas que crecen de forma natural y espontánea en la naturaleza, y que no fueron tomadas para su cultivo por el hombre. Comprende la denominada “flora autóctona” de una región.

Son las que crecen naturalmente en los alrededores de las ciudades, en las plazas o parques abandonados. Estas plantas silvestres, a diferencia de las cultivadas, poseen un pool génico amplio, que no ha perdido su fuerza por la manipulación de los cultivadores.

Las plantas silvestres poseen una mejor capacidad para adaptarse al medio, y una mayor vitalidad y calidad biológica que las de cultivo, justamente porque no han sido modificadas por el hombre para su aprovechamiento.

Las plantas silvestres se utilizan para buscar posibles medicamentos, y el medio de llegar a las más salvajes o desconocidas suele ser a través de los relatos de los pueblos nativos, los curanderos, jefes de tribus, etc.

En  el  video  se  pueden ver una  buena colección de plantan silvestres que  “Josebra56” ha seleccionado. Con  este video  tenemos  una  buena  guia  para  salir  al  campo  y encontralas

31 de diciembre, despedida del año en Torreón Valdecebollas

torreon de Valdecebollas

Desde el año 2000 aproximadamente, el club de montaña La Escalerilla organiza la subida, el día 31 de Diciembre por la mañana, hasta la cumbre de Valdecebollas, el Torreón, para brindar y despedir el año.

Si el tiempo lo permite, el sábado 31 de diciembre, subiremos, al igual que en años anteriores, a celebrar la despedida del año, 2011 en este caso, a el Torreón de Valdecebollas.

Imprescindible llevar algunos dulces para tomar con el champan y sobre todo, copas para tomarlo.

Si estás interesado en acompañarnos, ESTAS INVITADO, a las 10:00 de la mañana en el aparcamiento de La Collada o junto al parador del Golobar, si se puede llegar.

Como siempre, no tendremos prisa en subir e iremos en grupo.

Más información:

http://branosera.com/despedida-valdecebollas.php
http://escalerilla.barruelo.com/calendario.php

La Aceña de Brañosera

Las  aceñas eran molinos harineros de agua, que se hacían en el mismo cauce de un  río, de modo que la fuerza de la corriente movía directamente una rueda hidráulica vertical de paletas (ruedas vitrubianas), que a través de un sistema  de engranajes (catalina y linterna), y de embragues, transmitían el movimiento de giro del eje horizontal de la rueda al eje vertical de una piedra de moler.

 

Bosques de Brañosera – Montaña Palentina

Bosques para perderse en España.

Turismo entre árboles encantados.

11-feb-2010 Salvador Hernáez

España es un país rico en especies forestales y con una importante superficie de bosque, pero sólo un 3 por ciento es arboleda tan densa como para perderse en ella.

Aunque podamos pensar lo contrario por el poco respeto que muchos conciudadanos dedican a nuestros árboles, España es el país de Europa más rico en especies forestales, con la excepción de Rusia y los países escandinavos. Existen 105 especies diferentes de árboles autóctonos, aunque sólo 80 especies forman bosques propiamente dichos. Según el Inventario Forestal español poseemos más de diez millones y medio de hectáreas de superficie arbolada, pero si excluimos los cultivos forestales y la baja densidad de arbolado, sólo un 3 por ciento de nuestro país puede considerarse bosque denso en el que podamos realmente perdernos.

Bosques de Galicia y Asturias

  • Las Fragas do Eume (La Coruña). Uno de los mejores bosques atlánticos de Europa con especies endémicas de gran importancia, aunque el árbol predominante es el roble, seguido por el abedul, el sauce y el aliso.
  • Bosque de Somiedo (Asturias). Muestra de los ecosistemas de la Cordillera Cantábrica. Uno de los últimos refugios del oso pardo en nuestro país y hábitat de una abundante fauna de aves y mamíferos. Parque Natural de casi 30.000 hectáreas que abarca los maravillosos lagos a los que se accede desde Pola de Somiedo.
  • Bosque de Muniellos y Hayedo de Hermo (Asturias). Uno de los paisajes boscosos más impresionantes de España, formado por el espeso robledal de Muniellos y el hayedo que rodea el Monasterio de Hermo y el río Narcea hasta las fuentes del mismo, que harán las delicias de cualquier gnomo que se precie.

Bosques de Cantabria y Navarra

  • Hayedo de Saja y Robledal de Ucieda (Cantabria). Bosque de leyendas donde los haya, el Hayedo de Saja, un Parque Natural que abarca 7.000 hectáreas, es sin duda uno de los más bellos de España. Por otra parte, la cuenca del río Bayones en Ucieda es uno de los pocos ejemplos que quedan en la Cordillera Cantábrica de los antiguos y sagrados bosques de robles que se talaron para convertir esa superficie en pastos.
  • Señorío de Bertiz (Navarra). Aunque se trata de un bosque ajardinado con numerosas especies arbóreas introducidas, posee más de 2.000 hectáreas de frondosa vegetación declarada actualmente Parque Natural.
  • Bosque de Irati (Navarra). Un espléndido bosque de hayas que se compacta en una de las más grandes masas forestales del país. En esta Reserva Integral abundan las hayas y abetos de más de 40 metros de altura.

Bosques de Aragón y Cataluña

  • Ordesa y Monte Perdido (Huesca). Todo un Parque Nacional, donde se encuentran glaciares y extensos bosques con un excelente estado de conservación. Lo más destacable de estos bosques y riscos es sin duda su fauna, entre la que destacan los escasos bucardos y el quebrantahuesos.
  • Montseny (Barcelona). En las sierras litorales catalanas se encuentra peculiares bosques de tipo tanto mediterráneo, como atlántico y subalpino: encinares, robledales, hayedos, enebros rastreros, castaños y coníferas.
  • Puertos de Beceite (Tarragona, Castellón, Teruel). Uno de los bosques mejor conservados de nuestro país, según ADENA. Está formado por encinas, pinos carrasco, laricio y silvestre e incluso pequeñas masas de haya.

Bosques de Castilla y León y Madrid

  • Bosques de los Picos de Europa (León, Asturias). Tanto en el concejo asturiano de Ponga (Bosque de Peloño), como en la zona leonesa del Desfiladero de los Bayos (Sajambre), o en los accesos a la Garganta de Cares (Vegabaño, Caín), la montaña guarda impenetrables bosques de hayas y robles de espectacular belleza.
  • Bosques de Brañosera (Palencia). Tanto la Pernía, Salcedillo, como el Valle de Santullán y la Canal de Brañosera, son bellos rincones de la montaña palentina que conservan espesos bosques de robles y hayas por donde corretean osos y urogallos.
  • Bosque de Valsaín (Segovia). Uno de los bosques mejor conservados de la Sierra de Guadarrama que abarca por el norte desde Navacerrada hasta la Granja de San Ildefonso y por el oeste hasta el valle y Puerto de Fuenfría.
  • Tejera Negra y Montejo de la Sierra (Segovia, Madrid). Una de las escasas manchas de hayedos que quedan en el Sistema Central, como las del Puerto de la Quesera en Segovia y las de Montejo de la Sierra en Madrid.

Bosques de Extremadura y Castilla La Mancha

  • Castañar de Hervás (Cáceres, Salamanca). Aunque se trata de una especie introducida por el hombre, hoy es posible ver ejemplares de grandes dimensiones en un entorno de enorme belleza.
  • Monfragüe (Cáceres). No sólo por sus valores ornitológicos, sino por constituir una de las principales reservas de vegetación mediterránea, el Parque Natural de Monfragüe merece la pena ser visitado.
  • Bosques del Alto Tajo (Guadalajara). Una de las más extensas y tupidas zonas de pinares negro y silvestre de España, aunque en los cauces fluviales pueden contemplarse tilos, avellanos, arces, olmos, tejos y acebos.

Bosques de Andalucía

  • Sierra de Segura (Jaén). Junto con la Sierra de Cazorla y las Villas forma uno de los Parques Naturales más extensos de España. Aquí aún es posible perderse en una densa masa de árboles (especialmente pinos laricios) que suponen una de las zonas de riqueza botánica más importantes de España.
  • Los Alcornocales y la Sierra del Aljibe (Cádiz, Málaga). Aunque el espectacular alcornoque es el árbol rey de estos bosques, en sus canutos, los barrancos que forman los torrentes gozan de un microclima en los que se desarrollan umbrías alisedas con rododendros, reliquias del terciario.
  • Pinsapares de Grazalema y Sierra de las Nieves (Cádiz, Málaga). Tanto la Sierra de Grazalema como la Sierra de las Nieves, declarada Reserva de la Biosfera, contiene grandes masas arbóreas de pinsapo, un tipo de abeto que en Europa sólo se encuentra en algunas sierras de Andalucía.
  • Sierra Morena (Jaén, Córdoba, Sevilla, Huelva). Esta gran franja de territorio andaluz que abarca desde Jaén hasta Huelva está formado por suaves pendientes y está protegida por Parques Naturales en prácticamente toda su extensión.

Bosques de Canarias

  • Bosque de El Canal y los Tiles (La Palma, Tenerife). En la Isla de la Palma se encuentra este masa de laurisilva de 500 hectáreas declarada reserva de la Biosfera.
  • Parque Nacional de Garajonay (La Gomera, Tenerife). Declarado Patrimonio de la Humanidad, los restos de bosques del terciario, denominadas laurisilvas, que aguantaron las épocas glaciares del Cuaternario, sólo se conservan en las islas atlánticas, como este espectacular bosque de la Gomera, donde pocas veces penetra el sol.

Alto Rubagón – Montaña Palentina

En la zona norte de Palencia, dentro del espacio natural de Fuentes Carrionas y Fuente Cobre-Montaña Palentina nace el río Rubagón de las aguas que descienden por la ladera sur del pico de Valdecebollas (2.143 msnm) y discurre a lo largo de 23,5 km hasta su desembocadura en el río Camesa, por su margen derecha.

El tramo propuesto comprende el tramo más alto del río Rubagón, concretamente desde su cabecera hasta el límite  administrativo entre los municipios de Brañosera y Barruelo de Santullán, coincidente con el límite sur-oriental del espacio natural de Fuentes Carrionas y Fuente Cobre-Montaña Palentina.A la altura del pueblo de Brañosera se sitúa la estación de la red de referencia de la Confederación hidrográfica del Duero con código 210241.

Descargar  archivo  aquí :  Alto Rubagon

PEÑA SESTIL DESDE EL GOLOBAR, MONTAÑA PALENTINA

viernes 21 de mayo de 2010

Primer contacto con la Montaña Palentina

• Salida-Llegada: Refugio del Golobar 1750m (Palencia)
• Tiempo: 2h
• Desnivel: unos 400m
• Cimas: Peña Sestil 2063m, Cueto Canalejas 2096m
• Máxima cota: Cueto Canalejas 2096
• Nivel Dificultad: Intermedio e invernal

15 de mayo de 2010, soleado, niebla y ventisca. Montañeros: Carlos y Pablo.

Tras un par de días por Palencia con motivo de la ya “clásica” para nosotros fiesta de San Isidro, gracias a la hospitalidad de nuestro buen amigo Manu, un enamorado de los bosques (que será quien se ocupe en el futuro de preservarlos y de que su explotación cause el mínimo impacto a estos para que podamos seguir conociendo los montes tal y como les conocemos ahora) , y viendo que se acerca la época mas critica del año para nosotros, los estudiantes, pensamos que no podíamos desaprovechar la ocasión para acercarnos un poco a esta bonita zona montañosa, y de paso, realizar una de las ultimas ascensiones invernales de la temporada gracias a las nevadas que han estado cayendo desde principios de mayo.

Como tampoco estábamos para grandes proezas y sabíamos que tampoco íbamos a andar sobrados de tiempo, escogimos el valle glaciar del Golobar, en el municipio de Brañosera, donde existe una carretera de montaña que asciende hasta cerca de 1700 m, construida en su día para dar acceso a un proyecto de estación de esquí, de la que solo quedan algunos hierros tirados por el suelo y un vergonzoso edificio en ruinas que nunca se llego a acabar de construir, una autentica vergüenza y un horror para el paisaje. Desde este punto se puede acometer una rápida ascensión en apenas una hora a las cumbres de mas de dos mil metros de Valdecebollas o Peña Sestil. Nuestra duda era si la nieve nos permitiría el paso hasta el final de la carretera ya que no sabíamos que nos podíamos encontrar.

Una vez allí la carretera estaba limpia hasta el último kilómetro aproximadamente punto a partir del cual se cubría totalmente de una buena capa de nieve así que dejamos el coche y comenzamos a andar por la carretera totalmente blanca en dirección al refugio en ruinas del Golobar. Desde el aparcamiento del edificio parte un camino en dirección oeste que sigue el curso del arroyo situado mas al norte del pequeño valle, junto al arroyo, y siempre sobre un buen manto de nieve bastante apelmazada que permitía avanzar con relativa facilidad se va ganando altura en una ascensión de pendiente sostenida pero nunca demasiado pronunciada. Al llegar al final del valle donde se entronca con el Collado Sestil se habían formado unas cornisas bastante grandes asíque lo alcanzamos por su parte central, donde había roca en vez de nieve.


Hasta el collado las condiciones eran fabulosas, un buen día de invierno con viento en calma, frío seco y una nieve esplendida para caminar sobre ella con una buena base dura y una pequeña capa de nieve reciente, además de unas espectaculares vistas sobre todo el Valle de Brañosera, pero al alcanzar el Collado volvimos a la cruda realidad desde este pequeño paraíso, nos metimos de lleno en la nube, con lo que la visibilidad paso a ser nula a mas de 20 metros y el frío viento gallego del que nos había resguardado el gran muro que forma el collado Sestil, nos entraba por los huesos, para mas aventura se puso a nevar, que combinado con el viento el resultado fue una incomodísima ventisca cegadora, pero al lío, nosotros a lo que habíamos venido es a alcanzar la cumbre. Marcamos la posición del collado en el GPS, por si acaso…y nos dirigimos en dirección suroeste hacia la cumbre del Valdecebollas. Avanzamos inicialmente por un camino para después abandonarlo y ganar varias antecimas por una zona donde se entremezclaban rocas, escobas y nieve. Cuando llegamos a la última de las cimas las condiciones no podían ser peores y tampoco se veía ninguna opción asíque, aun sabiendo que no era la cumbre de Valdecebollas tuvimos que renunciar, pese a que mas tarde comprobamos que habíamos alcanzado la cumbre del Cueto Canalejas, 2096m por lo que no nos fuimos de vació!

Volviendo sobre nuestros pasos llegamos hasta el collado y como las condiciones se aclararon un poco (pero poco poco) decidimos probar suerte y acercarnos hasta la Peña Sestil, 2063m, que ganamos con facilidad dirigiéndonos hacia el norte durante un par de minutos, y entrando en la comunidad autónoma de Cantabria, volvíamos a casa!


Para bajar volvimos al collado porque el descenso directo desde la cima del Sestil suponía pasar muy cerca de las cornisas y por una pala de nieve que había cargado bastante asíque siguiendo nuestras propias huellas volvimos al abrigo del valle, al descender unos pocos metros la ventisca había desaparecido, e incluso parecía que las cimas que ya habíamos conquistado querían despejarse saludándonos, fue un instante nada mas hasta que se volvió a cubrir todo pero suficiente para ver hasta donde habíamos llegado!

El resto de la bajada transcurrió tranquilamente siguiendo la huella junto al arroyo de la canal hasta alcanzar el edificio en ruinas y unos cientos de metros más adelante el coche. Bonita forma de terminar un fin de semana genial!

by litri

Publicado por Grimpeur en 01:04

Cascadas de hielo Brañosera

En la falda norte de Valdecebollas, cuando las circustancias climatológicas son favorables, se crean unas magníficas cascadas de hielo que atraen a gran cantidad de gente aficionada a escalar en este medio.

Son fácilmente localizables. Subiendo desde el refugio derruido de Golobar hacia Valdecebollas (ver ruta), al coronar el alto se ven claramente los cortados de piedra donde se originan las cascadas, como se ve en la fotografía. (más info)

El Rio Pisuerga nace en el termino de Brañosera – Montaña Palentina

“El río Pisuerga, uno de los principales afluentes del Duero, tiene su nacimiento tradicionalmente considerado en la Fuente o Cueva del Cobre, una cavidad situada en la vertiente sur de la Sierra de Peña Labra, a 1600 m. de altitud. En realidad las aguas que afloran por la boca de dicha cueva proceden de la vertiente norte del Valdecebollas (2143m.), un bonito circo modelado por el glaciarismo cuaternario, al pie del cual se encuentra el Sumidero del Sel de la Fuente o Covarrés, en el que se pierden dichas aguas, para resurgir por la Fuente del Cobre. En línea recta hay aproximadamente 1 km. entre la pérdida y la resurgencia, con un desnivel de algo más de 150 m. de manera que el auténtico nacimiento del río se encuentra arriba, en el Valdecebollas, con un tramo subterráneo entre el sumidero del Sel de la Fuente y la resurgencia de la Fuente del Cobre”.

De todos modos, como queda mucho más poético el que nazca en la Cueva, pues así ha quedado en el imaginario popular.